Fabricante de trenes francés Alstom espera un aumento anual de ventas del 5 %

El constructor ferroviario francés Alstom reafirmó hoy sus objetivos de crecimiento de ventas de un 5 % anual hasta 2020 para convertirse en un “actor líder” en todos los mercados en los que opera, anunció hoy el presidente de la compañía, Henri Poupart-Lafarge.

La multinacional gala espera también que en los próximos cuatro años sus beneficios antes de intereses e impuestos, excluidos los cargos singulares (Ebit ajustado), alcancen el 7 % a tipo de cambio constante, informó el grupo en un comunicado.

“Este margen se verá beneficiado de un mayor volumen, una cartera de productos diversa y una mejora constante de la excelencia operativa”, precisó Alstom.

Para ello, la firma invertirá 300 millones de euros para “reforzar” la red de suministros y cadenas industriales que funciona de manera independiente en cada región en las que está presente el grupo.

Alstom confía también en que, en el horizonte de 2020, servicios como las unidades de señalización, los sistemas y los servicios representen el 60 % de sus ventas globales, frente al 47 % actual.

El nuevo plan estratégico incluye también una apuesta por la innovación, de manera que Alstom espera que en 2020 “el 30 % de sus pedidos procedan de productos de nuevo desarrollo”.

La firma francesa se marcó también el objetivo de ahorrar 250 millones de euros anuales “a través de la mejora de la competitividad y de la excelencia operativa” y un recorte del 10 % en sus gastos energéticos.

Por último, Alstom anunció que quiere “incrementar de manera significativa la diversidad interna”, por ejemplo, consiguiendo que el “que el 25 % de los cargos directivos sean ocupados por mujeres, y que el 50 % de los altos directivos sean no europeos”.

El pasado enero, la compañía anunció que en su tercer trimestre fiscal 2015/2016 su facturación aumentó un 7 %, hasta alcanzar los 1.600 millones de euros entre el 1 de octubre y el 31 de diciembre de 2015.

Para saber más de Juan María Iñiguez leer lavanguardia.com

Alstom y el Metro de Londres, premiados por sus soluciones de eficiencia energética

Alstom, junto con el Metro de Londres, ha conseguido reconocimiento internacional este año gracias a la aplicación de nuevas tecnologías de recuperación y eficiencia energética. La subestación reversible de Alstom HESOP, en funcionamiento en el metro londinense ha sido premiada como tecnología del año en los galardones anuales de la Railway Industry Awards y Transport Times.

Hesop es una subestación avanzada de alimentación eléctrica reversible desarrollada por Alstom. En servicio comercial desde 2015 en la estación Cloudesley Road, (Victoria Line) ha sido diseñada para mejorar la eficiencia energética en el transporte suburbano, reducir la inversión en infraestructura, disminuir las emisiones de CO2 y mejorar la temperatura en los túneles de la red metropolitana.

El Metro de Londres cuenta con 270 estaciones y recorre más de 400 kilómetros de vía, de los cuales el 55% transcurren bajo tierra. Construida en los años 60, la Victoria Line transporta 200 millones de pasajeros al año, y es una de las líneas más usadas de Londres. Discurre íntegramente bajo tierra, por lo que resulta de vital importancia la aplicación de tecnologías que reduzcan la temperatura y contaminación ambiental.

Hasta un 40% menos de consumo de energía

Hesop funciona recuperando y transfiriendo la energía generada por los trenes durante la frenada, para su posterior utilización dentro de la red eléctrica ordinaria. Hesop es capaz de recuperar el 99% de la energía de tracción generada durante la frenada, que normalmente no es aprovechada.

Además, al recuperar la energía y el calor generado durante la fase de frenado de los trenes, HESOP también ayuda a mantener una temperatura adecuada en los túneles, un aspecto especialmente importante para el Metro de Londres, cuyo sistema cuenta con túneles pequeños que concentran fácilmente el calor. De este modo, la subestación Hesop ayuda también a optimizar los equipos de refrigeración y se consigue enfriar el metro sin grandes inversiones en equipamiento adicional, como pozos de ventilación.

En total, la subestación HESOP puede permitir un ahorro de hasta el 40% de la energía utilizada por los sistemas de transporte urbano (metro, tranvía o cercanías). Hesop ha sido, con anterioridad, implementada la línea T1 del tranvía de París y, próximamente, se incorporará al sistema de transporte urbano de Milán, al metro de Panamá, el metro de Riad y tranvía de Sídney (los dos últimos en fase de construcción, actualmente).

Para saber más de Juan Maria Iñiguez Alstom Transport leer profesionaleshoy.es