Anticipa

Katy Perry anticipa su cuarto disco con Chained to the rhythm

El desembarco de la canción se produce tras una semana de misteriosas imágenes en redes sociales de bolas de discoteca encadenadas a los lugares más inesperados y dispares

Katy Perry lanzó por sorpresa en las plataformas digitales un nuevo tema, Chained to the rhythm, que su discográfica ratifica como el primer avance oficial del que será su esperado cuarto disco de estudio con este alias artístico.El desembarco de la canción se produce tras una semana de misteriosas imágenes en redes sociales de bolas de discoteca encadenadas a los lugares más inesperados y dispares y a unos pocos días de su actuación en la 59 edición de los Premios Grammy, que tendrá lugar este domingo.“Turn it up, its your favourite song, Dance, dance, dance to the distortion” o, lo que es lo mismo, “Sube el volumen, es tu canción favorita, baila, baila, baila hasta la distorsión”, canta Perry en este tema de reminiscencias claramente disco y referencias en sus letras con posible lectura política.

Cabe recordar que el lanzamiento del nuevo álbum, del que de momento se desconoce su título, se postergó tras la victoria presidencial de Donald Trump en EE.UU., un varapalo para esta artista estadounidense que apoyó explícitamente a Hillary Clinton durante la campaña y que decidió retocar el contenido del disco para hacerlo más acorde con los tiempos.Su nuevo trabajo es uno de los más esperados de la industria musical internacional, tras el éxito de los anteriores: One of the boys (2008), Teenage dream (2010, que igualó el récord de Michael Jackson de cinco números 1 en las listas de su país) y Prism (que la convirtió en la artista femenina que más discos vendió en 2013).Previamente, la cantante y compositora de “hits” como Dark horse, Roar, Hot & Cold o Firework lanzó un disco sin apenas repercusión bajo su nombre real, Katy Hudson.

Para saber más de Anticipa leer laprensa.com

Emilio Cuatrecasas sale de Áreas para reforzarse con más del 5% del grupo Elior

Cambio de cromos de Emilio Cuatrecasas. El prestigioso abogado ha llegado a un acuerdo con el grupo francés Elior para hacer un canje por el cual sale del capital de la empresa de concesiones en la restauración Áreas para hacerse con más del 5% del grupo francés Elior, en una operación que, entre lo que perciba en metálico más las acciones de Elior sumará un total de 196 millones de euros.

La transacción no está cerrada, pero las conversaciones se han abierto de manera formal y se prevé que culmine próximamente. Elior y Cuatrecasas eran viejos socios desde que en 2001 el grupo galo desembarcó en el capital de Áreas.

Hasta ahora Elior tenía el 61,5% de Áreas, mientras que el resto de la empresa española era propiedad de Emesa, el holding de Emilio Cuatrecasas a través del que vehicula las inversiones de su familia ajenas al bufete de abogados Cuatrecasas, del que forma parte.

Emesa renuncia ahora a ese 38,45% de Áreas a cambio de 46 millones en ‘cash’ y cerca de 9 millones de acciones de Elior, según explican fuentes financieras francesas. Elior cerró en la bolsa francesa a 16,7 euros, con lo que el pago en acciones se situaría cuando se acaben de negociar los últimos flecos del acuerdo en 150 millones.

La operación es muy positiva para Emilio Cuatrecasas porque en la última valoración de la opción de venta que Elior tenía sobre este paquete de Áreas se había valorado el mismo en 160 millones de euros, según consta en la memoria del grupo. La opción se había revisado al alza por la buena marcha del negocio de Áreas.

Tras la operación, Emilio Cuatrecasas o un representante de Emesa entrará en el consejo de administración de Elior y será uno de los accionistas más significativos, con más del 5% del capital del grupo francés. Así, el paquete de Elior será la participación más significativa entre los activos de Emesa.

Un gigante europeo

Elior es un líder europeo en el sector de la restauración, el cáterin y las concesiones. El conjunto del grupo factura 5.341 millones de euros, un 3,9% más que en el último ejercicio. Controla 18.000 restaurantes en 13 países. El grupo cerró su último ejercicio con pérdidas.

Áreas, por su parte, facturó en el último ejercicio 659 millones, un 1,42% más y ganó 19,5 millones, con un ebitda de 52,6 millones. El grupo dejó atrás las pérdidas tras aplicar ajustes en la gestión y obtener ingresos extraordinarios. Áreas está presente en Estados Unidos, con presencia en aeropuertos como Chicago y Los Ángeles.

Ampliación de capital

Está previsto que Elior, que cotiza en la bolsa de París, lleve a cabo una ampliación de capital por valor de 7 millones de acciones para hacer frente al pago en títulos a Emilio Cuatrecasas. Las otros 2 millones de acciones serán títulos ya existentes de la compañía.

En la próxima junta de accionistas se propondrá que un representante de Emesa, que podría ser el propio Emilio Cuatrecasas, entre en el consejo de administración de Elior. En el consejo de Elior, Emilio Cuatrecasas compartirá silla con los fondos de Charterhouse, que tienen más del 36% de la compañía y son el primer accionista y el socio fundador del grupo galo Robert Zolade, con más del 20%.

Para saber más de Emilio Cuatrecasas leer elconfidencial.com

Anticipa

Los activos inmobiliarios siguen siendo una patata caliente para el sector bancario. Con el fin de reducir la tasa de morosidad (aún superior al 25% en crédito promotor) y evitar más provisiones, entidades como Bankia, BBVA o Liberbank continúan en su afán por acelerar la venta tanto de carteras de préstamos impagados avalados con inmuebles, como de paquetes de activos inmobiliarios en propiedad. 2017 arranca con, al menos, casi 2.000 millones de euros en ladrillo a subasta.

Según datos recopilados por idealista/news el sector bancario y extra-bancario, pues ya empiezan a verse operaciones de venta de “ladrillo” por parte de los fondos de inversión, tienen a la venta, cerca de 2.000 millones de euros tanto en préstamos fallidos avalados con inmuebles, como en activos inmobiliarios: viviendas, locales, oficinas, naves industriales o suelo.

La mayoría de las operaciones llevan meses en el mercado por no encontrar comprador. Algunas son conocidas como el ‘Proyecto Vermont’, de BBVA, una cartera de crédito promotor avalado principalmente con viviendas nuevas construidas y valorada en casi 100 millones de euros. Había varios fondos interesados en hacerse con este lote: Oak Hill, Fortress y AnaCap.

Esta entidad tiene más paquetes en el mercado: el ‘Proyecto Buffalo’, que son viviendas valoradas en 400 millones de euros. Otro proyecto de la entidad presidida por Francisco González es el bautizado como ‘Boston’, que comprende 16 edificios de oficinas situados en Madrid, Barcelona y Valencia y valorado en 200 millones de euros. ‘Proyecto Rentabiliza’ cuenta con deuda promotora.

Liberbank tiene en el mercado el ‘Proyecto Fox’, un portfolio de deuda inmobiliaria valorada en unos 200 millones de euros. Se trata de su primera cartera (pero no la última) de hipotecas impagadas.

Hay otras operaciones que se estrenan en 2017. Es el caso del ‘Proyecto Tour’, un paquete de Bankia, uno de los players más activos en la venta de carteras inmobiliarias. Consta de 1.800 inmuebles entre los que hay viviendas terminadas, suelo, locales comerciales, activos industriales y hoteles. El paquete está valorado en 166 millones de euros.

Los fondos comienzan a desprenderse de lo comprado

El mercado está empezando a ver cómo algunos fondos internacionales que han invertido en nuestro país en los últimos años están comenzando a vender parte de esos activos comprados. El año pasado Lone Star se estrenó como vendedor, después de haber pasado varios años comprando activos inmobiliarios. Así, puso a la venta el paquete bautizado como ‘Proyecto McLaren’, que cuenta con dos portfolios: más de 1.000 créditos hipotecarios valorados en 102 millones de euros y respaldados principalmente con viviendas, aunque también hay activos comerciales. Y otro portfolio con más de 600 viviendas tasadas en 51 millones de euros. La firma Cabot, especializada en gestión de créditos bancarios, ha estado interesada en esta cartera.

Otro fondo que quiere desprenderse de parte de sus inversiones inmobiliarias en nuestro país es el norteamericano Ares Management, que ha puesto en el mercado el ‘Proyecto Firefox’: deuda inmobiliaria valorada en unos 160 millones de euros.

Bankia, Caixabank o Sareb, los más activos en soltar lastre inmobiliario en 2016

Una de las formas que tiene la banca para soltar lastre inmobiliario es a través de la venta de la deuda inmobiliaria. Desde 2014 ha cobrado fuerza la organización de procesos de venta de paquetes de créditos avalados por diversos tipos de inmuebles o de inmuebles en manos de la banca (conocidos como REOs en la jerga anglosajona). Ese año se proclamó como el rey de la deuda inmobiliaria al recaudar 12.700 millones de euros en inversión. En 2015 se invirtió poco más de 8.100 millones (un 36% menos) y en 2016 la cifra podría haber caído más.

Sareb ha sido uno de los principales ‘players’ del mercado al haber logrado colocar a fondos de inversión internacionales 1.565 millones de euros en todo tipo de deuda inmobiliaria. La mayor cartera de créditos inmobiliarios fallidos (‘Proyecto Eloise’) tenía un importe nominal de 553,3 millones y la ha comprado Goldman Sachs.

Entre las operaciones relevantes de los últimos seis meses del año de Sareb se sitúa también la cartera ‘Berlín’, compuesta por deuda con importe nominal de 67 millones de euros garantizada en su gran mayoría con activos residenciales y suelos ubicados en las provincias de Madrid, La Coruña, Alicante, Valencia y Barcelona. Servihabitat y Haya han colaborado con Sareb en el traspaso de este paquete de préstamos.

Banco Popular se ha estrenado en 2016 con la venta de, al menos, dos lotes inmobiliarios: Apollo compró una cartera de 220 millones con colateral hotelero, mientras que Blackstone se quedó por 400 millones con un portfolio respaldado por promociones residenciales que incluían más de un millar de activos entre viviendas, trasteros y plazas de garaje.

Dentro del plan estratégico que se ha marcado el banco hasta 2018, se contempla la reducción de los activos improductivos hasta en un 45%, lo que se traduce en unos 15.000 millones de euros.

Bankia, entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri, es conocida en el mercado como una de las entidades más dinámicas: en 2016 tuvo en el mercado varias carteras a la venta, entre las que destaca el ‘Proyecto Ocean’, una cartera de crédito inmobiliario valorada en casi 400 millones y vendida a Deutsche Bank; el ‘Proyecto Tizona’, de deuda hipotecaria valorada en 1.000 millones ; ‘Proyecto Lane’, con inmuebles valorados en 288 millones de euros.

Caixabank se ha convertido en una de las entidades más proactivas en la venta de ladrillo español. Entre los lotes más conocidos destacan el ‘Proyecto Sun’, con deuda hotelera valorada en unos 1.000 millones; el ‘Proyecto Carit’, con unos 750 millones en deuda inmobiliaria, o ‘Proyecto More 2’, con 200 millones en inmuebles en propiedad (REOs).

Otros actores con menos actividad han sido Abanca (la antigua Novagalicia), que puso en el mercado un portfolio de deuda respaldada principalmente por vivienda terminada situada en Madrid, Galicia y Cataluña, por valor de 300 millones de euros (era el ‘Proyecto Sil’). El fondo KKR fue el comprador, según publicó Vozpópuli.

Y Cajamar también debutó con la puesta en el mercado de dos carteras: el ‘Proyecto Baracoa’, de unos 800 millones de euros en préstamos garantizados principalmente con activos residenciales, suelo y activos industriales. El fondo americano Bain Capital Credit fue finalmente el que se quedó con este paquete. El otro era el ‘Proyecto Omeya’, una cartera de viviendas y suelo en propiedad valorada en 158 millones.

Para saber más de Anticipa leer idealista.com

Los pacientes de La Ribera Salud han esperado 64 días menos de media para ser operados

El Hospital Universitario de La Ribera Salud, en Valencia, ha hecho público un comunicado en el que, con los datos oficiales del último corte de la Consejería de Sanidad Universal y Salud Pública correspondientes a diciembre de 2016, facilitados esta misma semana por la consejera Carmen Montón, se recoge que los usuarios de este complejo hospitalario han esperado una media de 64 días menos (más de dos meses menos) que los pacientes del resto de hospitales públicos de la Comunidad Valenciana para someterse a una intervención quirúrgica.

“Estos datos demuestran que el modelo de concesión sanitaria, además de ser más eficiente para la Administración Pública, también resulta más ventajoso para el ciudadano”

Así, mientras la demora quirúrgica media de los hospitales públicos de la Comunitat ha alcanzado los 115 días, la espera media en La Ribera ha sido de 51 días. Y en especialidades quirúrgicas como cirugía cardíaca y cirugía torácica las demoras no han sobrepasado los 30 días. Estos datos, según puede leerse en el escrito del hospital, “demuestran que el modelo de concesión sanitaria, además de ser más eficiente para la Administración Pública (un 21% de ahorro según una reciente auditoría del Síndic de Comptes), también resulta más ventajoso para el ciudadano, al tener menos listas de espera y demoras en la atención, que en los hospitales de gestión pública directa”.


La Ribera salud ha argumentado que esta situación de ventaja es posible “porque la gestión privada permite introducir en el sistema sanitario público herramientas que facilitan la planificación de la actividad y una completa cartera de servicios con especialidades de referencia propias de un gran hospital general como Cirugía Cardíaca, Cirugía Torácica y Neurocirugía, entre otras”. Además, el centro se ha referido a su vez, poniéndolos en valor, a la amplitud de horarios (manteniendo la actividad quirúrgica de lunes a viernes, en horario de mañana y tarde, y los sábados por la mañana) y a la potenciación de la Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA) o ‘Cirugía Sin Ingreso’, “un factor clave a nivel europeo en la gestión moderna de hospitales”.

MENORES PLAZOS DE ESPERA

Cabe también señalar, reza el comunicado, que en especialidades como Neurocirugía y Cirugía Vascular los pacientes del complejo valenciano han esperado entre cuatro y cinco meses menos de media que el resto de pacientes de la Comunidad Valenciana: “Así, en Cirugía Vascular, los pacientes de La Ribera salud han esperado 49 días frente a los 207 días de media de la región, y en Neurocirugía, 42 frente a los 168 días del resto de hospitales públicos”.

En Cirugía Vascular, los pacientes de La Ribera Salud han esperado 49 días frente a los 207 días de media de la región

“Igualmente destacables son las demoras en Cirugía Pediátrica, con una media de espera de 46 días en el hospital de Alzira frente a los 140 días del resto de centros hospitalarios públicos, o en Cirugía Plástica, con 51 días de espera media frente a los 133 de la Comunitat Valenciana”, especifica el texto, que concluye, “desde el año pasado y siguiendo las pautas de la Consejería, el Hospital de La Ribera está haciendo públicos cortes trimestrales de la evolución de la lista de espera quirúrgica”, es decir, cuatro veces al año.

Para saber más de Ribera Salud leer consalud.es